viernes, 13 de noviembre de 2015

Despertar Caminando.

Cuando preparaba este año el Camino de Santiago, sentí de corazón la necesidad de expresar mis dones y talentos en una película documental que recogiera testimonios de los peregrinos sobre sus motivos personales para hacer el Camino. Casi de inmediato mi mente comenzó a lanzar mensajes del tipo será un rollo ir cargando todo el día con la mochila, la cámara y el trípode, no vas a disfrutar del viaje si te enredas con la idea de hacer la película etc.


Sin embargo, la idea fluía potente desde lo más profundo de mí ser y lo fue aún más cuando pensé en el título de la película y como si de una canalización se tratara me llegó: Despertar Caminando y me dije a mí mismo: A qué no te atreves.

Y me atreví. Tenía claro desde el principio que todo tenía que ser sencillo y natural, sin un guión preconcebido.  Recogería los testimonios que la providencia me pusiera por delante y consideré que para tener material suficiente necesitaría, al menos, diez testimonios, preferiblemente de cinco mujeres y cinco hombres.

Le pedí a mi amigo Tomás Burón, sin ofrecerle mayores detalles, que compusiera la banda sonora de la película. Causalmente estaba recién llegado de Santiago de Compostela y aceptó encantado.

Y como dijo el poeta “se hizo camino al andar” en Triacastela una fría mañana de finales de julio en compañía de mi sobrina Adela María y de mis amigos Manolo y José María. Me coloque un cartel a la espalda en el que se podía leer, en castellano y en inglés, lo siguiente: “Estoy rodando una película sobre las motivaciones personales para hacer el Camino de Santiago. Si quieres dejar tu testimonio párame” y me puse en manos de la providencia. 

                                                                 
                                                                                  
El primer testimonio me vino a buscar el primer día de peregrinación. Llevaba un encargo de mi amiga Concha Redondo para Javier León, uno de los promotores del proyecto O Couso, una finca situada entre Triacastela y Samos, a nueve kilómetros del cruce de Freixos, en la provincia de Lugo. Allí, en un caserío casi derruido del siglo XVI, se está creando una Casa de Acogida, una Escuela de Dones y Talentos y una Comunidad Abierta en pleno Camino de Santiago.                                                                                                                                                                         
Javier me contagió con su entusiasmo y al recoger su testimonio sentí que si terminaba la película la pondría a su servicio para recaudar fondos para O Couso.



CON JAVIER LEÓN EN O COUSO

Y pausadamente fueron llegando los testimonios de Mikael, Lara, Marta, Lonut, María José, Javi y Bea.



Tenía ocho testimonios cuando llegué al final del Camino, que era tanto como decir que no tenía película. Entonces  sucedió algo muy hermoso. Mientras asistía embobado al cortejo amoroso que el sol hace todos los días a las aguas del Océano Atlántico frente a las costas gallegas del cabo Fisterra, Manolo quiso dejar su testimonio y seguidamente Adela María hizo lo mismo. Tenía diez testimonios de cinco mujeres y cinco hombres, justamente cuando el sol hacía su ocaso el 6 de agosto de 2015. Despertar Caminando cobraba vida.
                                                                                        

El impulso vital definitivo  lo puso Tomás Burón cuando me entregó la banda sonora de la película. Tres piezas originales muy hermosas donde combina elementos taoístas con sentimientos que se viven en el Camino de Santiago. Agua con Inteligencia, Fuego con Cortesía y Madera con Humanidad.



TOMÁS BURÓN

Solo quedaba el montaje de la película y volví a hacerme el mismo reto: A qué no te atreves. Y nuevamente me atreví, en esta ocasión, para poner las imágenes al servicio de los testimonios y de la música, resultando un ritmo cinematográfico deliberadamente lento y pausado, que me atrevería a calificar de consciencial.


La película tiene dos dedicatorias. Una al principio y otra al final. La primera es para mi hijo Armando, que ha compartido muchos años mi pasión por el Camino de Santiago. La del final para Denise, la chica estadounidense que salió un día de verano de Saint Jean Pied de Port en Francia con la ilusión de ver ponerse el sol en Fisterra y vió  cruelmente truncado su sueño en tierras leonesas, a la altura de El Ganso, entre Astorga y la mítica Cruz de Hierro.




Los testimonios recogidos en Despertar Caminando me han enseñado algo que ya saben en O Couso y es que el Camino de Santiago es una gran autopista para personas en búsqueda y que las claves de esa búsqueda están en hacer el Camino entero, solo y hasta Fisterra. 
A que no te atreves…


                                                    

Cumpliendo su propósito, ayer se estrenó Despertar Caminando en Sevilla para recaudar fondos para el proyecto O Couso.


                               
                                 PRESENTANDO LA PELÍCULA EN EL CIRCULO MERCANTIL

Gracias a José María por su trabajo de postproducción de la película.

Gracias al Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla por cedernos sus instalaciones y al Círculo Sierpes de Sevilla por incluir el acto en su agenda de actividades.

Gracias  a Soledad, Ruth, Concha, Emilio y a todas las amigas y los amigos de la Asociación Cultural Hinneni por difundir la convocatoria.

Gracias Luis Jesús por bajar desde O Couso a Sevilla para presentarnos el proyecto y estar con nosotros.

Gracias a Mikael, Javier, Lara, Marta, Lonut, María José, Javi, Bea, Manolo y Adela María, porque sin ellos no habría sido posible la película.

Gracias a Tomás Burón por deleitarnos con las dos piezas de Gurdjieff que ejecutó magistralmente en directo.

Gracias a Julián Carrasco que se perdió el acto para ocuparse  amorosamente de la venta de dvds y libros  de Concha Redondo y Emilio Carrillo, que han cedido sus derechos económicos para O Couso.

Gracias, muchas gracias,  a los ciento veinte corazones amigos que llenaron el salón de actos y contribuyeron con casi cuatrocientos euros a este hermoso proyecto.

Gracias a los que no pudieron asistir al acto porque sé inequívocamente que estaban de corazón con nosotros.

Gracias a mi sobrina Adela María y a mis amigos Manolo y José María por creer en Despertar Caminando.

Gracias a Julia, mi compañera  y a mis dos hijos, Armando y Paola, por ponerme tan  fácil ejercer mis dones y talentos y a mi perro Vito por sentarse pacientemente a mi lado en las largas horas de montaje de la película.

Con mucho AMOR, Armando.

Despertar Caminando se comparte para tod@s en Youtube y Vimeo en los siguientes enlaces:













¿QUIERES COLABORAR CON 1 € AL MES EN  O COUSO?


¿QUIERES COLABORAR CON 1 € AL MES EN HINNENI?